martes, 5 de agosto de 2014

Ya Queda Menos

   Siento haberos dejado un par de días sin hablaros, pero me he puesto malita. He estado sin poder hablar unos días y para alguien que habla mucho eso, es una pesadilla.
  Mi mundo no ha cambiado mucho la verdad, está más cerca mi cumple y con mi cumple viene las fiestas de mi pueblo; que este año prometen mucho. La semana que viene a partir del miércoles 13 no vais a tener noticias de mí; lo siento serán días muy intensos. Pero como lo malo y lo bueno no es para siempre, me volveréis a tener cuando acaben las fiestas de mi pueblo y me haya recuperado de la falta de sueño. Luego os contaré todo lo que ocurra en esos días. 

   Hoy me apetece escribir algo diferente, no sé si me saldrá, pero lo voy a intentar. Voy hacer mas descripción. 
       
   Sentada en mi cama con los ojos bien abiertos, leía ese libro que con tanto disgusto empecé, ese libro que ya sabía el final, un final que para mí era algo horrible. Comienzo a leer cada palabra con serenidad y calma y me introduzco en la historia como un personaje más. Llego a una hoja donde no puedo contener mis lagrimas y se caen.

  Del libro que hablo es de Bajo La Misma Estrella. No quiero leer ese tipo de libros porque si los normales que no son a si muy sensibles me hacen llorar, uno que cuenta una historia tan bonita pues no os quiero ni contar. La mayoría de la gente llora con el libro al final, yo no; yo lloré en el principio en el final y en el medio. Y no me molesta meterme en el papel y llorar por todos los libros del mundo. Me cabrea porque tengo que dejar de leer porque comienza a dolerme la cabeza y mucho, sufro con eso. Eso también ocurre cuando veo pelis, es ver cualquier peli y me pongo a llorar, me he vuelto una sensible. Por cierto la chica que me obligó leerlo fue L. 

                                             A.v

No hay comentarios:

Publicar un comentario